Aldredo Sadel: su lírica voz también traspasó fronteras

Aldredo Sadel: su lírica voz también traspasó fronteras

Inmortalizado como Alfredo Sadel, el tenor favorito no sólo de Venezuela, cautivó por su entrega a públicos de ambas orillas del Atlántico. Su legado, junto a su oceánica travesía, podría por segundos resumirse en la letra de uno de sus éxitos, compuesto por el maestro Billo Frómeta, el bolero «Canción sin título»:

—Podría vivir mil años… sin un beso, vivir eternamente… sin amor, pero jamás podría, ni un instante… callar dentro del alma… mi canción…

Durante cuatro décadas dio voz y alma a cientos de composiciones, presentándose en los principales medios de difusión: de Radio Continente a la cadena norteamericana CBS, grabando con sellos de renombre como la RCA Victor. Recordado protagonista del cine y la televisión mexicana; de exigentes salas como el Carnegie Hall de Nueva York, el Teatro Colón de Buenos Aires, Theatre St. Gallen en Suiza y el Teresa Carreño de Caracas, donde hizo gala de su carisma y capacidad interpretativa en el canto lírico.

Sadel junto a la soprano y maestra del canto lírico venezolano, Fedora Alemán.

La ópera también se convirtió en su pasión desde su debut en la zarzuela «Los Gavilanes», en el Teatro Municipal de Caracas, su ciudad natal, en 1961. Sadel interpretó con maestría roles principales en «Don Carlo» de Verdi, «Carmen» de Bizet, «Tosca» de Puccini… En 1973, sobraron motivos para que el escritor y músico austríaco Kurt Pahlen lo incluyera en su libro «Grandes cantantes de nuestro tiempo».

A partir de 1974 fue pionero del Plan Nacional de Ópera, al ser una de las figuras estelares que propuso institucionalizar el género en el país, impulsando la realización de una gran temporada operística en la capitalina Universidad Central, que se extiende a otras ciudades.

Boleros, tangos, canciones latinoamericanas… Sadel les confirió un enigmático sello, más allá de los convencionalismos, que lo convirtió en el predilecto de generaciones de seguidores en países como México, Colombia y Cuba, aunque ya se cumplan 33 años de añoranza. Así mismo, en su repertorio lírico traspasó fronteras: romanzas, arias y hermosas canciones de arte en italiano, francés y alemán.

Grabó 200 discos, entre ellos Bolero Lírico y Sadel en la Ópera. El 28 de junio se cumplieron 33 años de su partida física.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here