Siguen en Colombia las tragedias producto de la mala manipulación de gasolina

Tragedia con explosión de gasolina

En esta ocasión la tragedia enluta nuevamente a una familia de Colombia, luego que una niña de apenas 5 años de edad resultara muerta y dos menores más gravemente heridos, producto de la mala manipulación de gasolina, en el patio de una vivienda en Sopetran, Antioquia.

La información preliminar señala que dos hermanos y un vecino jugaban en la vivienda, cuando manipularon un tarro con el combustible y éste explotó, causando fuertes quemaduras en el cuerpo de los niños.

Eliana Marcela Moreno, madre de la menor fallecida relató que la menor no soportó las consecuencias de la explosión y fue víctima de un paro respiratorio. Señaló que los otros dos niños de 11 y 6 años, fueron inmediatamente auxiliados por los vecinos y rápidamente trasladados al hospital  San Vicente Fundación de Medellín, con quemaduras de segundo y tercer grado.

«Ahora tengo mi otro hijo en cuidados intermedios, con quemaduras en el 25 por ciento de su cuerpo, el otro niño también está en cuidados intensivos, es un vecinito, le pido a Dios que ambos lo superen y que mi hijo se salve», dijo la madre desconsolada.

Ahora las autoridades están encargadas de investigar el por qué de la explosión, sin embargo, lo que las personas deben entender es que la gasolina es un producto altamente inflamable y volátil, que no debe ser almacenado sin las debidas recomendaciones, y mucho menos manipulado sin cuidado, más aún si se deja al alcance de menores de edad.

Esta tragedia se suma a la más reciente manipulación indebida de gasolina que ocurrió en la vía de Tasajera, Magdalena, donde habitantes del corregimiento corrieron a tomar combustible de un cisterna accidentado, maniobra inexperta e irresponsable que al día de hoy domingo 12 de julio, suma ya 34 víctimas fatales.

El manejo de productos inflamables como la gasolina requiere unas condiciones y conocimientos específicos, que de no cumplirse, pueden desencadenar hechos lamentables como los vistos recientemente en el país.

Algunas de las indicaciones consisten en que los recipientes de plástico constituyen en caso de incendio un peligro adicional, y que los envases o recipientes con combustibles nunca deben estar destapados en el lugar de almacenamiento, ya que los vapores generalmente son volátiles, inflamables y más pesados que el aire.

Asimismo, entre tantas de las restricciones y recomendaciones, se establece en la norma que la manipulación de gasolina, producto de los gases que emana, debe ser asumida con sumo cuidado, más aún haciéndose cerca de cualquier hecho del que pueda salir una mínima chispa eléctrica o de fuego, que cause la combustión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here