Delincuentes espiaban a policías con cámaras de vigilancia

46 cámaras de video vigilancia fueron desmanteladas

Fue en el municipio Bello en pleno Valle de Aburrá, Antioquia, donde se desmanteló una red de cámaras de video vigilancia, con las cuales delincuentes espiaban a policías entre otras cosas para mantener mayor control de la zona, y anticipar acciones frente a los organismos de seguridad.

El despliegue policial contra el delito en Bello, logró ubicar y desmantelar el sistema de cámaras que era utilizado por grupos delincuenciales para espiar a la fuerza pública además de ejercer actividades criminales.

El despliegue permitió desarticular 46 cámaras, conformadas específicamente por 8 cámaras Domo, 26 cámaras Bala,  4 cámaras de seguridad, 3 cámaras Turbo HD, 1 cámara premium4, y 4 cámaras sencillas, ubicadas en sitios estratégicos, en postes de alumbrado público en los barrios El Mesa, Andalucía, Prado, Centro, Buenos Aires, Pachelly y El Ducado.

A través del rigor de investigaciones, seguimientos y monitoreo se logró establecer que las cámaras fueron instaladas y monitoreadas por los grupos de «el mesa y pachelly», quienes las utilizaban primordialmente para dar aviso sobre la llegada de las autoridades, alertar sobre el ingreso de vehículos y personas que no eran conocidos y anticipar acciones de otros grupos delincuenciales con los que estas bandas mantiene rencilla.

«Empezamos a detectar que cuando llegábamos a estos puntos críticos donde se cometían varios delitos, sobre todo homicidios, ya no encontrábamos a la persona que ellos dejaban como campanero, sino que era un lugar totalmente solo y tranquilo», mencionó el comandante de la Policía del Valle de Aburrá, coronel Daniel Mazo.

Mazo también explicó que con la utilización de estos sofisticados equipos y sistemas tecnológicos, lo que captaban las cámaras era monitoreado prácticamente desde equipos celulares iPhone. «Lograr ubicarlos ha sido difícil, pero ya tenemos uno de esos», agregó.

Este operativo significó un duro golpe a las mafias organizadas, no sólo por lo que el sistema incautado significaba, sino por el costo de los equipos, cuya inversión en cámaras de alta tecnología está avaluada en unos 60 millones de pesos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here