Debut soñado en la Libertadores

Debut soñado en la Libertadores

La elegancia en todo momento, pero la garra también cuando fue necesaria sacarla a relucir, fueron los ingredientes utilizados por el Aurinegro para obtener el triunfo 3-2 ante Club Olimpia de Paraguay, en el estreno del grupo “B” de la Conmebol Libertadores.

Los andinos mostraron nuevamente capacidad de reacción, para superar un marcador inicial adverso en el Templo Sagrado de Pueblo Nuevo.

Los guaraníes sorprendieron al 14’, con una acción individual de Ramón Sosa, quien eludió a tres tachirenses y definió de derecha para abrir el marcador.

La reacción no se hizo esperar y un minuto después, los cordiales igualaron luego de una jugada colectiva bien tejida en el último cuarto de cancha.

Francisco Flores se desdobló y tras una pared que le devolvió Freddy Góndola, se internó por la izquierda, tocó con Pérez Greco y el capitán envió el disparo cruzado.

Atento en la jugada estuvo Lucas Gómez, quien se anticipó al portero y envió el balón a las mallas para festejar la paridad en la pizarra.

A partir de ese momento, los de casa fueron más incisivos en facetas ofensivas, con Flores y Cova manejando los hilos en la zona medular.

Entretanto, Góndola y Pérez Greco estuvieron atentos en la ocupación de espacios y Gómez, salió constantemente de su área de confort, para sacar de su zona a la defensa rival.

El panameño tuvo par de ocasiones, pero sus disparos fueron desviados, mientras que, en el epílogo de la primera parte, Gómez desenfundó un derechazo que salió apenas ancho, cerca del vertical izquierdo.

En el complemento no cesó las intenciones del amarillo y negro y prontamente tomó la ventaja numérica, tras la doble amonestación de Alejandro Silva al 51’.

Cinco minutos después, los orientados por Juan Domingo Tolisano se adelantaron en la pizarra, con una genialidad de Cova y de Góndola.

Con total visión, Cova envió el pase medido a pocos metros del círculo central hacia el área grande y el panameño la acomodó de cabeza en el ángulo derecho.

El control en el marcador y la presencia de un elemento más en el terreno, le permitió a la tropa cordial avanzar y dominar el cotejo.

No obstante, y a pesar de aproximarse a la portería contraria, no terminaba de sellar el encuentro con otro tanto.

Olimpia marcó al 76’ por intermedio de Iván Torres, quien aprovechó un rebote para batir de zurda al cuidavallas Cristopher Varela.

No todo estaba escrito; aún faltaba una alegría para los de franjas amarillas y negras, lo cual se vivió al 80’.

Maurice Cova levantó un tiro libre en la zona media, esquinado ligeramente a la derecha y en el área grande se levantó Lucas Trejo como un gigante para cabecear potente y ubicar la esférica sobre la izquierda del arco rival.

Los últimos minutos fueron de ritmo trepidante, con un Olimpia adelantado en sus líneas en procura del empate y un Táchira aprovechando los espacios para generar acciones de contragolpe.

Tras cuatro minutos de reposición, el juez principal sentenció el final del partido y el grito de emoción retumbó a lo largo y ancho del continente, donde la afición más fiel, revivió momentos inigualables de Copa con el equipo de sus amores.

La elegancia en todo momento, pero la garra también cuando fue necesaria sacarla a relucir, fueron los ingredientes utilizados por el Aurinegro para obtener el triunfo 3-2 ante Club Olimpia de Paraguay, en el estreno del grupo “B” de la Conmebol Libertadores.

Los andinos mostraron nuevamente capacidad de reacción, para superar un marcador inicial adverso en el Templo Sagrado de Pueblo Nuevo.

Los guaraníes sorprendieron al 14’, con una acción individual de Ramón Sosa, quien eludió a tres tachirenses y definió de derecha para abrir el marcador.

La reacción no se hizo esperar y un minuto después, los cordiales igualaron luego de una jugada colectiva bien tejida en el último cuarto de cancha.

Francisco Flores se desdobló y tras una pared que le devolvió Freddy Góndola, se internó por la izquierda, tocó con Pérez Greco y el capitán envió el disparo cruzado.

Atento en la jugada estuvo Lucas Gómez, quien se anticipó al portero y envió el balón a las mallas para festejar la paridad en la pizarra.

A partir de ese momento, los de casa fueron más incisivos en facetas ofensivas, con Flores y Cova manejando los hilos en la zona medular.

Entretanto, Góndola y Pérez Greco estuvieron atentos en la ocupación de espacios y Gómez, salió constantemente de su área de confort, para sacar de su zona a la defensa rival.

El panameño tuvo par de ocasiones, pero sus disparos fueron desviados, mientras que, en el epílogo de la primera parte, Gómez desenfundó un derechazo que salió apenas ancho, cerca del vertical izquierdo.

En el complemento no cesó las intenciones del amarillo y negro y prontamente tomó la ventaja numérica, tras la doble amonestación de Alejandro Silva al 51’.

Cinco minutos después, los orientados por Juan Domingo Tolisano se adelantaron en la pizarra, con una genialidad de Cova y de Góndola.

Con total visión, Cova envió el pase medido a pocos metros del círculo central hacia el área grande y el panameño la acomodó de cabeza en el ángulo derecho.

El control en el marcador y la presencia de un elemento más en el terreno, le permitió a la tropa cordial avanzar y dominar el cotejo.

No obstante, y a pesar de aproximarse a la portería contraria, no terminaba de sellar el encuentro con otro tanto.

Olimpia marcó al 76’ por intermedio de Iván Torres, quien aprovechó un rebote para batir de zurda al cuidavallas Cristopher Varela.

No todo estaba escrito; aún faltaba una alegría para los de franjas amarillas y negras, lo cual se vivió al 80’.

Maurice Cova levantó un tiro libre en la zona media, esquinado ligeramente a la derecha y en el área grande se levantó Lucas Trejo como un gigante para cabecear potente y ubicar la esférica sobre la izquierda del arco rival.

Los últimos minutos fueron de ritmo trepidante, con un Olimpia adelantado en sus líneas en procura del empate y un Táchira aprovechando los espacios para generar acciones de contragolpe.

Tras cuatro minutos de reposición, el juez principal sentenció el final del partido y el grito de emoción retumbó a lo largo y ancho del continente, donde la afición más fiel, revivió momentos inigualables de Copa con el equipo de sus amores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here